Hallan un mecanismo básico de inflamación

“Científicos galos demuestran que virus antiguos están involucrados en la respuesta inflamatoria aguda”

Un nuevo hallazgo de investigadores franceses del Instituto Pasteur publicado en“EMBO”arroja luz sobre la posible causa de la aparición de la esclerosis múltiple (EM). Han demostrado que virus antiguos están involucrados en la respuesta de defensa inflamatoria aguda, que puede contribuir a la aparición de esta enfermedad autoinmune. El sistema de defensa que, generalmente, nos protege de la agresión externa enciende sus propias células y los ataca por razones que aún no se conocen. 

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune inflamatoria incurable que provoca daños irreversibles en el cerebro y la médula espinal. También está asociada con la reactivación de virus antiguos, que se insertaron en nuestro ácido desoxirribonucleico (ADN) durante la evolución de la humanidad. Christian Muchardt, responsable de la Unidad de Regulación Epigenética del Instituto Pasteur, en París, destaca que “nuestro estudio muestra que la reactivación de virus antiguos no corresponde a un fenómeno infeccioso, sino a una respuesta de defensa del cuerpo ante un fenómeno inflamatorio agudo.Desde hace tiempo el doctor Muchardt estudia el papel de la epigenética en la aparición de diversas enfermedades, en especial en el cáncer y la esclerosis múltiple. Es autor de importantes contribuciones sobre el papel de las maquinarias de remodelación de la cromatina en la transformación celular. Sobre este particular ya habrá ocasión de comentar sus trabajos por la relevancia que tienen.

Como es sabido, lassecuencias virales se neutralizaron durante la evolución y ya no representan una vía de infección. Pero estas secuencias son una fuente de ADN externo que contiene información sobre el comportamiento del virus. Por lo tanto, las células han podido controlar estas secuencias para detectar infecciones lo más rápido posible y activar sus genes de defensa durante un ataque. Estas secuencias virales se utilizan, sobre todo, para controlar los genes de defensa en las células madre. Se encuentran latentes en las células adultas y son las secuencias más tradicionales las que se activan. Al examinar muestras de pacientes con EM, estos científicos galos observaron que las secuencias reguladoras de origen viral emergieron de su estado latente y fueron responsables de la expresión anormal de varios genes proinflamatorios.

José María Fernández-Rúa

PUBLICADO EN A TU SALUD (LA RAZÓN) EL DOMINGO 8 SEPT 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *