Lobby

La representación de intereses o lobby es parte del proceso normal de toma de decisiones públicas en todos los países. El lobby se define como una actividad profesional, que se centra en la defensa de intereses legítimos ante los distintos ámbitos de la toma de decisiones públicas, con el objetivo de influenciarlas.

Cuando se lleva a cabo con transparencia e integridad, además de ser una actividad fundamental para las organizaciones, ayuda a los decisores a elaborar leyes y regulaciones más efectivas.

Tal y como señalan organismos supranacionales y ONGs como la OCDE o Transparencia Internacional, esta actividad es un elemento positivo y fundamental para los sistemas democráticos.

La aparición de nuevas tecnologías y la evolución de los sectores económicos, suponen un reto constante para legisladores, reguladores y, en general, decisores, que tienen que adaptar constantemente el marco normativo. Es por eso que las empresas llevan a cabo actividades de lobby o relaciones institucionales, con el fin de representar sus intereses.

Los servicios que ofrecemos son variados y siempre trabajamos de una forma personalizada. Desde el impulso de nuevas regulaciones al diseño, y ejecución de estrategias de acceso al mercado, diseñamos planes estratégicos adaptados a las necesidades de cada cliente. Además, reforzamos nuestra labor con la colaboración de expertos de prestigio gracias a nuestra extensa red, que es cultivada desde el inicio de nuestra actividad.