Quince años de éxito

“Durante este tiempo A TU SALUD ha informado detalladamente de los avances registrados en biomedicina”

Quince años de éxitos, semana a semana, con pequeños errores que para nada empañan el buen hacer de un puñado de periodistas, es algo difícil de lograr. Pero el equipo de A TU SALUD, bajo la dirección de Sergio Alonso, lo ha conseguido. En este espacio no puede faltar un reconocimiento también a los investigadores y clínicos que hacen posible que los pacientes tengan, tengamos, mejor calidad de vida. En este tiempo se han registrado muchos avances en las distintas disciplinas biomédicas y en la tecnología de diagnóstico, siempre apoyada en la Física. Si bien no podemos recordar todos, voy a referirme a unos pocos que, realmente, han vuelto a revolucionar el conocimiento y el tratamiento terapéutico. Empiezo por Cardiología. En este tiempo y al margen de que cada vez las intervenciones quirúrgicas se llevan a cabo con incisiones más pequeñas con lo que la recuperación del paciente es más rápida, los avances en el tratamiento de las insuficiencias cardíacas han desbancado a los que se consideraban más eficaces a finales de los años noventa. Paralelamente las técnicas de imagen cardíaca son ya la base del diagnóstico, la estratificación pronóstica y la orientación al manejo terapéutico en numerosas situaciones clínicas. Y todo esto en el marco de los preparativos del 75 aniversario de la creación de la Sociedad Española de Cardiología.

En oncología es obligado recordar el beneficio para los pacientes de la inmunoterapia. Las autoridades estadounidenses han aprobado recientemente para tratar el cáncer de pulmón otros cuatro medicamentos conocidos como inhibidores de puntos de control, que impulsan al sistema inmunitario del paciente a eliminar las células cancerosas. Aunque no todos se pueden beneficiar de ellos, es indudablemente un avance. Y, junto a esto, la terapia con protones (protonterapia). En España el doctor Hernán Cortés Funes es un referente y uno de los mejores especialistas mundiales en esta disciplina. La base es un haz de protones, producido en un ciclotrón, que se aplica sobre el tumor. El resultado es espectacular, ya que destruye de forma selectiva las células malignas sin apenas afectar el tejido circundante.

Termino con las vacunas. En investigar y conseguir un preparado se tarda, por lo menos diez años, y decenas de millones de euros. Así, vacunas para prevenir la meningitis, la fiebre amarilla, el tétanos, la triple vírica, el sarampión o la varicela salvan millones de vidas. Y todo ello gracias a la investigación que es la llave del futuro y la inversión más segura.

 

PUBLICADO EN A TU SALUD(LA RAZÓN ) EL 3 JUNIO 2018 NÚMERO ESPECIAL DE LOS QUINCE AÑOS

José María Fernández-Rúa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *