Dieta y tratamiento del trastorno bipolar

“Sugieren que se incluyan los nutracéuticos y se vigile el sobrepreso”

La calidad de la dieta y el peso pueden afectar al tratamiento que siguen las personas diagnosticadas de desorden bipolar. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por un equipo multidisciplinar de científicos de Australia, Estados Unidos y Alemania, dirigidos por la australiana Melanie Ashton, de la Universidad Deakin, pero tendrá que ser refrendado por un ensayo con mayor número de voluntarios (este incluyó a 133) antes de adoptar cambios clínicos. Sin embargo, este trabajo arroja luz sobre el efecto que tiene una dieta a base de legumbres, verduras y fruta y el peso, en los resultados del tratamiento terapéutico que sigue el paciente. Estos investigadores sugieren que, de forma complementaria, se incluyan los nutracéuticos que son compuestos derivados de alimentos como vitaminas o minerales. Como se sabe, este desorden se define como un trastorno cerebral multifactorial, en el cual los pacientes experimentan cambios radicales en su estado de ánimo y sufren periodos de depresión seguidos de otros de manías. Investigadores y clínicos saben desde hace tiempo que factores genéticos y medioambientales tienen un papel de primer orden en el desarrollo de la enfermedad, así como estar expuesto a altos niveles de estrés durante periodos prolongados. Incluso admiten que hacer el diagnóstico correcto de una persona con trastorno bipolar puede tardar varios años.

A esta buena noticia hay que añadir otras que se han producido meses atrás y que se traducirán en mejor calidad de vida y tratamiento para los pacientes con trastorno bipolar. En este sentido hay que recordar las conclusiones del trabajo publicado en “JAMA Psychiatry”, en el que científicos suecos del Instituto Karolinska demostraron que aquellos pacientes con trastorno bipolar que siguen el tratamiento con litio son las que presentan un menor riesgo de reingreso hospitalario.

PUBLICADO EN A TU SALUD (LA RAZÓN) EL DOMINGO 14 OCT 2018

José María Fernández-Rúa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *